El Camino a la Guerra (IV)

[English version at the end]

RUMANÍA

LA Primera fisura:

Mapa de Europa de preguerra
Tras la Primera Guerra Mundial, el mapa europeo se fragmenta  en nuevos estados y se produce una reordenación del territorio. Rumanía será una de las naciones beneficiadas con la incorporación de Besarabia. Esta concesión, no obstante no será reconocida por la Unión Soviética.

El Pacto de Moscú del 23 de agosto de 1939 firmado por los ministros de asuntos exteriores, el alemán Joachim von Ribbentrop y el ruso Vyacheslav Molotov, establece zonas territoriales de influencia germana y soviética sobre la Europa oriental. Dicho acuerdo, preciso en algunos territorios, falla en definir los límites y responsabilidades de ambas partes sobre otras zonas. Esto será en breve una fuente de desacuerdos entre el Tercer Reich y la URSS. Acabada la campaña del oeste en junio de 1940 contra británicos y franceses, el sureste europeo pasa a ser zona de interés prioritaria para Hitler. Los motivos son varios.

¿De dónde surge el interés alemán por los países del sureste europeo?

La doctrina del espacio vital alemán (Lebensraum) no parece tener otra justificación, sobre todo desde que el camino hacia Ucrania se ve cerrado al expansionismo alemán por el pacto de No-Agresión de Moscú de 1939, que el de reservar al Tercer Reich una influencia tan importante como posible en Hungría y Rumanía.

Cartel ocupacion Besarabia
“¡Larga vida a la Besarabia y Bucovina soviéticas!” reza este cartel propagandístico con ocasión de la incorporación de estos territorios a la URSS

El interés social y militar sobre estos estados es evidente si tenemos en cuenta que la adjudicación de estas zonas para sí cerraría las puertas, a su vez, al expansionismo soviético hacia los Balcanes. El interés económico igualmente es patente, pues se trata de zonas ricas productoras de cereales y de materiales tan estratégicos como el petróleo. Las plantas de refino de crudo rumanas y húngaras son esenciales para mantener el esfuerzo de cualquier guerra venidera. Cuando los Estados Unidos de América entren en la Segunda Guerra Mundial, la USAAF dedicará una campaña de ataques aéreos contra las plantas de refino rumanas como las de Ploesti, al entender bien la importancia estratégica de estos objetivos.

El interés de Stalin, paralelamente, no es menor pues tiene pretensiones sobre la Besarabia y Bucovina rumanas. En el escenario de 1940, el afán del premier comunista es consolidarse en rápidas conquistas animado por las de Alemania, con objeto de establecer un equilibrio que pueda contener la potencia de la Wehrmacht.

Los países balcánicos han estado hasta el verano de 1940, a la vista de este panorama político, manteniendo un delicado equilibrio mientras franceses y británicos han estado combatiendo a la joven Wehrmacht; no obstante, una vez expulsada la British Expeditionary Force de las costas francesas (Dunkerque) y la firma posterior del armisticio con Francia en junio de 1940, la única posibilidad que les queda es decantarse por buscar seguridades provenientes o bien del Tercer Reich o de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Detalle de Besarabia
Mapa de Besarabia en 1940, delimitada entre los ríos Prut y Dniester, goza de una importancia estratégica al dominar también las desembocaduras del Danubio.

Besarabia es una región alargada del tamaño de los Países Bajos, delimitada por los ríos Prut y Dniester que constituye una importante cuenca fluvial entre la Rusia europea y los balcanes.  En la antigüedad supuso esta zona una barrera natural para ayudar a contener las invasiones asiáticas hacia Europa. Su más importante capital es Chisinau (Kishinev). Rumanía, que había tomado posesión de Besarabia el 27 de marzo de 1918, es considerado un territorio en disputa por la URSS. Así lo atestigua Molotov el 23 de junio de 1940 en conversaciones con el embajador alemán en Moscú, conde von Schulenburg, justificando entre otros argumentos que hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial era territorio ruso y que había sido despojada de estas tierras por el humillante tratado de Brest-Litovski (1918) por las potencias centrales, a consecuencia de la precipitada retirada de Rusia de la Gran Guerra. En muchos puntos, la situación vivida en Bucovina se asemeja mucho a las ciscunstancias de Besarabia en el periodo 1917-1918, siendo la etnia predominante al norte de Bucovina, ucraniana y al sur, rumana.

El 26 de junio de 1940, Molotov entrega un ultimátum a Rumanía para que ceda los territorios. Rumanía, antes sujeta a acuerdos militares con Francia, se refugia ahora en el Eje. Rumanía, más expuesta que el resto de países balcánicos a la esfera estalinista, busca cerca de las potencias del Eje un apoyo contra los bolcheviques. Ante la presión soviética que el gobierno rumano sufre, la respuesta de Alemania es que lo más conveniente es que se someta a las demandas de la URSS. Por sorprendente que parezca el hecho de capitular ante la demanda soviética, este tendrá una posterior reacción beneficiosa para el Reich. El gobierno rumano se resiste pero finalmente ante el despliegue de tropas aerotransportadas, acorazadas e infantería apostadas en la frontera, Rumanía abandona los territorios.   La jugada desde el punto de vista de la geopolítica se explica más bien por el deseo de adelantarse a la penetración Alemana hacia el sureste europeo una vez que ingleses y franceses han sido derrotados. Pero al mismo tiempo Adolf Hitler se ve ahora justificado para decidir sobre su próximo movimiento.

Zhukov en Besarabia 1940
Zhukov saluda desde su vehículo de mando en un desfile conmemorativo con ocasión de la ocupación de Besarabia.

Inmediatamente Rumanía se ve obligada a someterse a un arbitraje en la disputada zona con Hungría de Transilvania. El ministro rumano Manoilesco acude a Viena a tal efecto y ve muy a pesar suyo cómo se le impone un mapa preparado de antemano con extrañas fronteras confeccionado por Alemania e Italia. Tales líneas de demarcación serán fuente de futuros problemas entre húngaros y rumanos. Consecuentemente dichos países a partir de ahora van a necesitar de un arbitrio permanente: el del Eje, es decir, el del Tercer Reich. En síntesis, tras la ocupación soviética de los mencionados territorios, Hitler gana influencia en los asuntos rumanos y húngaros. Reacción y efecto…

Germanos étnicos abandonan Besarabia
Habitantes de Besarabia de etnia germana huyen en las vísperas de la llegada del Ejército Rojo. [Cortesía Bundesarchiv]

Pero en Viena también Rumanía recibe garantías de defensa sobre lo que le queda de territorio. Consecuentemente en virtud de ello Alemania enviará una misión militar al país balcánico a partir de octubre de 1940, que en breve se compondrá de 20.000 hombres en una agrupación conjunta de fuerzas terrestres, aéreas e incluso navales. Los acontecimientos se suceden y en noviembre Rumanía se suscribe al Pacto Tripartito. Cuando Adolf Hitler sancione la Directiva núm. 21 que establece el plan de ataque contra la Unión Soviética, Rumanía estará ya incluida en el planeamiento (ver Rumanía).

Pero aún meses antes de la ruptura de hostilidades Stalin está inquieto. ¿No era este país balcánico uno de la zona de influencia soviética acordada en los protocolos secretos del Pacto de No-Agresión del 23 de agosto de 1939? ¿O al menos así había quedado sobreentendido? Las mencionadas garantías a Rumanía suponen de facto barreras para las aspiraciones estalinistas. Es desde luego una fisura ya en agosto de 1940 en el acuerdo de entendimiento entre las dos súper-potencias. Por así decirlo, un jaque al caudillo comunista en el tablero de ajedrez europeo. Molotov, tras el arbitrio de Viena preguntará al conde Schulenburg:

¿Por qué habéis dado esa garantía? Estabais advertidos, sin embargo, de que no teníamos intención de atacar Rumanía.

Schulenburg regodeándose en un juego de lógica le responde:

¡Pues por eso la dimos! Nos habéis dicho bastantes veces que no teníais ninguna pretensión contra ese país; nuestra garantía no podía, pues, molestaros en nada.

Moscú está disgustado, pero bien conoce de la potencia de la Wehrmacht y el RKKA, que impresionante en números aún está en fase de modernización y reequipamiento. La colaboración con Alemania debe continuar…al menos por el momento

Continuará…

¡Ya a la venta Barbarroja 03:00 hrs!

¿Te ha resultado de interés este artículo? ¿Querrías conocer los detalles de esta y las demás operaciones?

¡Adquiere la obra cronológica Barbarroja 03:00h en edición de coleccionista!


Comprar Ahora Button

 

Deja tu comentario abajo y sigue CONQUISTAR RUSIA punteando en la opción “SEGUIR / FOLLOW” a la izquierda de la página


[English version]

ROMANIA

The first fracture:

Ribbentrop Molotov 12 november 1940 in Berlin
12th of November, 1940. Ribbentrop and Molotov reviewing the troops. Germany is ruling Europe with the valuable support of the USSR. Molotov, Minister of Soviet Foreign Affairs, is invited to Berlin to clarify the new events after the signing of the Non-Aggression Pact in Moscow from the last year. The map of Europe has significantly changed. In Eastern Europe Stalin has occupied Eastern Poland and the Romanian former territories of Bessarabia and Northern Bukovina

The Moscow Pact of Non-Aggression, signed on the 23rd of August, 1939, between both Ministers of Foreign Affairs, the German Joachim von Ribbentrop and the Russian Vyacheslav Molotov, establishes territorial zones of influence for the Third Reich and the USSR. This agreement, precise in some points fails nevertheless to define jurisdictions in other European areas. This will be a source of disagreements between Adolf Hitler and Iosif Stalin in the near future. Once the Western Campaign is finished against Britain and France in the spring of 1940, Southeastern Europe acquires new importance por the German Führer. There are several reasons.

The Lebensraum or German vital space concept cannot have another justification except that of sparing for Germany the greatest influence over Romania and Hungary. This is obvious as the Reich’s expansionism towards the Ukraine is out of the question for the time being due to the existing russo-german alliance. The social and military importance of these Balkan countries is evident taken into account that a penetration in this region would close all doors to any Soviet expansionism into this area at the same time. The economic interest is obvious as well, as these are not only rich crop fields, but oil producers, being the latter an strategic resource for keeping any military machine up and running. These Romanian and Hungarian oil rigs are vital to face any future war effort because Germany, fuel hungry, needs to import these goods. When the United States of America enter in the war, being conscious of the vital importance of these objectives for Hitler’s war machine, the USAAF will initiate in 1943 a bombing camping against the Ploesti and refining plants.

Stalin’s interest in the region isn’t less important, because he has pretensions against the Romanian Bessarabia and Bukovina. In the 1940 scenario Iosif Stalin follows somehow the German expansionism in order to keep a balance that can help contain the might of the Wehrmacht.

Up to this moment, summer of 1940, the Balkan states have been maintaining a delicate equilibrium whilst French and British have been fighting the Germans. However, once the British Expeditionary Force have been expelled from the continent (Dunkerque) and the armistice have been signed with the French (June, 1940) their only chance thereafter is to look for guarantees either from the Third Reich or the Union of Soviet Socialist Republics.

Tanks BT-5 and BT-7 marching
BT-7 and BT-5 parading in Bessarabia in the early days of July 1940 upon the RKKA occupation

Romania, which is the most exposed nation to the Stalinist sphere, look for support nearing the Axis powers against the Bolsheviks. The Romanian government under direct pressure from the USSR that demands Bessarabia and Bukovina, receives a discouraging advice from Germany, which is to abide to Stalin’s pretensions. Consequently, the Communist leader occupies both regions. This maneouvre from the point of view of geopolitics can be explained due to the desire to initiate a first move in the region before the Germans commence a penetration into Southeast Europe, logically commencing after the defeat of the French and the British. But now is Adolf Hitler’s turn…

Romania, seeking refuge in the Axis powers, is obliged to accept a deal regarding the Transylvanian territories in dispute with Hungary. The Romanian Minister Manoilesco attends the summit in Vienna and to his surprise he is presented a map produced beforehand by Germany and Italy depicting unexpected borders. These demarcation lines will be a future source of conflict between Romania and Hungary. Thereafter both states will be bound to abide to a permanent mediation, that of the Axis powers, that means…the Third Reich. In synthesis, after the Soviet occupation of the aforementioned territories, Hitler gains influence over either Hungarian and Romanian matters. Action and reaction…

Romanian territorial losses
The surrender of Bessarabia and Northern Bukovina in June-July 1940 to the USSR produces a cascade of territorial losses of the pre-war Romania benefitting the USSR, Hungary and Bulgaria.

But in the Vienna Award Manoilescu finally receives expected defence guarantees over the remainder of his territory. As agreed and consequently Germany will send a military mission to Romania after october, 1940, that soon will reach 20,000 troops, a joint force comprising army, air force and even naval. Events seem to unleash now at a rapid rhythm and in November Romania joins the Tri-Partite Pact. When Adolf Hitler sanctions Directive no. 21, the document that sets the Commander’s intent of the impending attack against the Union of Soviet Socialist Republics, Romania will play an important role in the campaign (see Romania).

But still a few months before the outbreak of hostilities on the 22nd of June, 1941, Stalin worries. Wasn’t this one of his zones of influence agreed in the secret protocols of the Moscow Pact signed on the 23rd of August, 1939? Or at least wasn’t his tacitly understood? These guarantees to the Romanians mean suddenly a curb to further Soviet aspirations in the region. It is indeed a fracture in the alliance between the two superpowers already in August 1940. So to speak, a check against the Communist Premier on the European chess table. Molotov, after the Vienna Awards will ask Count Schulenburg, The Reich’s ambassador in Moscow:

“Why did you granted such a guarantee? You were advised that we did not have intentions to attack Romania”.

Schulenburg, enjoying a game of logic answers:

“That’s why we granted it!. You have indeed told us many times that you did not have any pretensions over that country; our guarantee could by no means hamper you at all”.

Moscow is disgusted, but is well aware of the might of the Wehrmacht and the RKKA, that numerically superior, is still under a program of modernization and reequipment. The collaboration with Germany must go on…at lest for the time being…


To be continued…

Did you find this article interesting? Leave your comments below and follow us clicking on “SEGUIR / FOLLOW” at the left of the page